lunes, 21 de junio de 2010

EL ALTARCILLO DE SAN RAFAEL





En siglos pasados cuando no habia alumbrado publico en Cordoba se convatian las tinieblas nocturnas instalando altares callejeros, que la gente mantenia encendidos con faroles o lamparillas de aceite (me imagino el ambiente tan misterioso y fantasmagorico que habria). Existian en la ciudad unos cien altares, eran lienzos, cruces o imagenes, algunos cuadros eran de artistas notables, y otros eran un simple laton recortado y pintado.
Cuando llego el alumbrado publico, unas farolas alimentadas con petroleo, ya no era necesaria la iluminacion prestada por estos altares, asi que en el año 1841 se decreto su eliminacion entre otras cosas porque representaban una fuente de suciedad, y se dispuso su traslado a las iglesias a las que perteneciesen o a los particulares que fuesen sus propietarios.
Como testimonio de aquel tiempo quedan unos pocos que fueron "indultados".
En la calle Lineros, haciendo esquina con la de Candelaria esta el altarcillo de San Rafael.
Es un cuadro que tiene en el centro a San Rafael, flanqueado por otros mas pequeños que representan a San Acisclo y Santa Victoria. Junto a la jaculatoria al Arcangel, "baxo la sombra de tus alas protegenos" hay dos citas del libro de Tobias. Una inscripcion latina asegura que el altar fue erigido " con las limosnas de personas piadosas en desagravio a la injuria sin testigos inferida a la antigua imagen por mano enemiga el 22 de enero del año corriente de 1801. Y en prueba de agradecimiento por haber visto nosotros salva a nuestra Ciudad de la amenazadora mortifera epidemia que devastaba la baja Andalucia y ciudades comarcanas". Ahora es propiedad del Ayuntamiento
En la calle Lineros estan las Bodegas Campos un restaurante que es una casa museo con todo el encanto de las antiguas viviendas cordobesas, fue fundada en el año 1908 y por ella han pasado desde artistas hasta grandes personalidades y en la que es facil encontrarse a la duquesa de Alba
Llama la atencion en esta calle la fachada de una de sus casas que el propietario tiene empapelada con hojas manuscritas en caligrafia clasica con citas, consejos y ocurrencias
"yo nunca tengo el cerebro en paro" "un funcionario es un servidor publico, si no, no sirve"
" con los ordenadores y el movil habeis perdido el placer de escribir, leer y hablar en directo". Para unos un loco, para otros un poeta, pero ingenio no le falta al hombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario